Inspiración para tu nuevo estilo

Hasta un -25% - Nuevas joyas en oferta

Inspiración para tu nuevo estilo

COMPRA 2, PAGA 1

Una oferta nueva cada día

DESCUENTO SORPRESA

100 días para devolver
ENVÍOS SEGUIDOS POR SOLO 3,99€ Y GRATIS DESDE 29€.
Pagos seguros
Cargando...

18 artículos

Ordenar por
  1. Aceite de árbol de té para piercings inflamados
    7,90 €
por página

Productos para el cuidado de tus piercings

Un piercing perfecto es el que se ha curado bien. Al hacerte un piercing, tu cuerpo necesitará cierto tiempo para poderlo cicatrizar. El tiempo necesario variará según la zona del cuerpo, como si de una herida normal se tratase. En Bodymod podrás encontrar los mejores productos para cuidar de tus piercings.

¿Cuáles son los mejores productos para el cuidado de los piercings?

Bodymod te ofrece una gran variedad de productos para el cuidado de tus piercings. Tenemos toallitas para piercings, geles que combaten el mal olor e incluso productos para el cuidado de tauajes. Uno de nuestros productos estrella y el favorito de nuestros clientes es nuestra Holey Butt’r, especialmente indicada para dilatar los lóbulos. Puedes usarla durante el proceso de dilatación de tus orejas para prevenir la sequedad y la irritación, así como para mantener tus orejas hidratadas. También tenemos Aceite del arbol del té para la irritación, Solución Salina para piercings y Spray para el cuidado de Piercings, un spray universal que puede utilizarse tanto interna como externamente.

Consejos útiles para la higiene de los piercings

Cuando te haces un nuevo piercing, mantener una higiene adecuada es fundamental. Por eso es importante asegurarse de que nadie lo toque, ya que es muy fácil que se infecte cuando todavía no se ha curado. Hay que evitar tocar la joya a toda costa, para que el piercing se cure lo antes posible. Si acabas de hacerte un piercing en la lengua o el labio, no debes besar a nadie hasta pasadas dos o tres semanas.

Deja que tu cuerpo haga su magia y que tus piercings se curen de manera natural, aunque eso no significa que no debas echarle una mano. Limpia la zona alrededor de tu piercing de 2 a 3 veces al día con solución salina para piercings y un disco desmaquillante. Si lo crees necesario, puedes mover la joya con cuidado durante la higiene de tu piercing, pero asegúrate siempre de tener las manos limpias.

Puedes hacer ejercicio siempre que evites el roce, por ejemplo cubriendo tu piercing en el ombligo o pezón con una tirita especial y llevando ropa que permita la transpiración de tu piel durante el entrenamiento. Asegúrate de llevar siempre tu joya de primera puesta hasta que tu piercing esté curado debidamente y pide a tu piercer que te la cambie si tienes dudas de sobre como hacerlo.

Si decides quitarte la joya, asegúrate de que la zona esté limpia para evitar que entren bacterias en la perforación: podrían provocar una cicatriz.

Si tienes en cuenta todos estos consejos, podrás disfrutar de tus nuevos piercings sin problemas. Recuerda, algunos piercings requieren cuidados diferentes de otros. Los de la boca, por ejemplo, necesita cuidados distintos al del septum o al del lóbulo. Infórmate y pide ayuda profesional cuando lo necesites.