•  
    30 días para decidirte
    Recibe tus joyas y júzgalas por ti mismo/a
  •  
    Envío muy económico
    Los más económicos: sólo 1€
  •  
    Compra más
    Envío gratis para compras de más de 20€
  •  
    Atención al cliente
    Siempre a tu disposición vía e-mail
Argollas

Argollas para tus piercings

Encuéntralas en distintos colores y tamaños

24 artículo(s)

por página

24 artículo(s)

por página

  • Devolución hasta 30 días
    Recibe tus joyas y juzga por ti mismo/a
  • Trustpilot
    Más de 600 recomendaciones positivas ().
  • Atención al cliente
    Si tienes alguna duda, ponte en contacto con nosotros.

Aros en los piercings íntimos masculinos

Si lo que quieres es llevar un aro en tu piercing íntimo, te vamos a poner los dientes largos. Los aros no son sólo aros, si no que existen muchos tipos. El tipo de aro que mejor se adapta a ti no sólo es una cuestion de gusto, sino que también lo es del tamaño de tu piercing íntimo.

Argollas

Muchas son las personas que prefieren usar argollas, tanto porque son fáciles de poner y quitar como porque les gustan estéticamente. El tipo más común de argolla es el que tiene una bola en medio de los dos extremos. Para cerrarla, se encaja la bola en los dos extremos del aro, en las ranuras que tiene la bola en dos lados opuestos. Por ejemplo, en nuestra tienda puedes encontrar argollas en acero quirúrgico, desde los 2 mm hasta los 10 mm de grosor de barra. 

Aros sin fin

Mientras que algunos prefieren usar las argollas en sus piercings íntimos, otros prefieren usar aros sin fin. La característica del aro sin fin, como su nombre indica, es que se trata de un aro completo sin ningún tope, por lo que se puede girar en el piercing dando toda la vuelta. Puedes conseguir aros sin fin de acero quirúrgico o de acrílico, que es un material mucho más ligero que el metal. Si tus joyas son muy grandes, el acero quirúrgico es una buena opción, ya que la diferencia de peso es muy grande. Apenas notarás que llevas un aro en la perforación, de lo poco que pesa.

Aros únicos

Si estás buscando un aro único que se diferencie de los demás, también hay sitio para ti. Si quieres una joya pequeña, encontrarás, por ejemplo, una argolla cuadrada. Es como las argollas normales, excepto que en vez de ser redonda es cuadrada.

Si en cambio lo que necesitas es una joya más grande y quieres una joya muy atrevida, te recomendamos que le eches un vistado a nuestos aros con pinchos. Tenemos argollas con 6 tipos de pinchos y aros sin fin con 3. Lo mejor de todo es que puedes desenroscar los pinchos sin tener que sacarte la joya de la perforación. Y así llevar un aro con pinchos o sin, dependiendo de las ganas que tengas y de lo que necesites en cada momento.

Recuerda que no todas los joyas tienen las mismas medidas, por lo que tendrás que prestar atención en el momento en el que hagas una compra.