Piercing Christina

Información

Tiempo de curación: 3 - 4 meses
Grosor de la barra: 1,6 mm
Longitud: Variable
Dolor (1 - 10): 6

Piercing Christina

El piercing Christina es un piercing íntimo para mujer, que al parecer lleva el nombre de la primera mujer que se lo hizo. A menudo también se le llama Venus, debido a la zona donde se hace. Es un piercing que se ha popularizado bastante desde el 2010. Las razones pueden ser muchas, pero una de ellas podría ser que se trata de una perforación bastante simple y estética.

¿Qué es un piercing Christina?

El piercing Christina es una pequeña perforación, que se encuentra en el monte de Venus, justo antes de los labios mayores.
Este piercing no tiene un efecto estimulante, como muchos creen, sino que se trata de un piercing estético. Si lo que estás buscando es un piercing con efecto estimulante, puedes echar un vistazo al piercing en el prepucio del clítoris.

¿Cómo se hace un piercing Christina?

El piercing Christina se hace igual que la gran mayoría de los otros piercings femeninos íntimos con barra. Con el fin de no repetirnos, te recomendamos que leas nuestra sección sobre piercings íntimos femeninos.

De hecho, a lo mejor ya te habrás dado cuenta de que una perforación en esta zona es en realidad muy parecida al piercing en el ombligo.

Información importante sobre el piercing Christina

Este piercing se encuentra en una zona muy expuesta. A menudo tiene mucho roce con la ropa interior, pantalones ajustados, el sillín de la bicicleta, etc. Esto puede ser especialmente molesto al principio, hasta que te hayas acostumbrado.
El roce continuado es lo que la hace una perforación más difícil de curar, en comparación con otras.

Por eso debes hacer un esfuerzo extra para cuidar de tu nuevo piercing íntimo.
Recuerda que si no cicatriza adecuadamente, te quedará una marca muy pronunciada en este lugar tan íntimo.

Escoger la joya adecuada

Para facilitar la curación y evitar las molestias de este piercing, debes seguir los consejos de tu perforador a la hora de escoger tu primera joya en esta zona. No vale la pena insistir en una joya que tenga bordes afilados o pedrería. Al rozarse con la herida, los cantos y la piedras sólo dificultarían la cicatrización. Por tanto, no son una buena idea, por lo menos hasta que la herida haya cicatrizado totalmente.

Cuando tu piercing haya cicatrizado al 100%, podrás cambiar a una joya de PTFE o acrílico. Ambos materiales son igualmente flexibles y ligeros. Por lo tanto, serán un poco más cómodos de usar, en comparación con el acero quirúrgico, que es un poco más pesado.
Aunque no hay una gran cantidad de diseños distintos para los piercings íntimos, hay muchas posibilidades para combinar una barra de PTFE con un par de bolas para piercings. Con estos puedes crear la joya que desees por un precio económico.

 

Las medidas adecuadas de un piercing Christina

En los piercings íntimos, las medidas de las joyas son diferentes de una persona a otra, en función de la anatomía, pero en un piercing Christina, las medidas suelen ser muy similares. Normalmente se usan barras curvadas de 8 o 10 mm de largo y un grosor de 1,6 mm, aunque en algunos casos puede ser de 1,2 mm.
Si tienes dudas sobre la medida de tu joya, la puedes comparar con la del ombligo o la de la lengua. Éstas normalmente son de 1,6 mm de grosor, por lo que si es igual de ancha, tu joya es de 1,6 mm, y si es más estrecha, es muy probablemente de 1,2 mm.
Si todavía no te has hecho la perforación, recuerda que tu perforador es la persona más indicada para decidir las medidas de tu nueva joya.

Cuando conozcas las medidas de tu joya, ya podrás empezar a buscar la que más te guste. Recuerda nuestra recomendación sobre barras de PTFE y bolas sueltas: son siempre la opción ganadora.

Deja un comentario